RECETA FITNESS ASIÁTICA: Sopa de verduras y pollo al jengibre

Por María García-Peñuela
Hemos vuelto de nuestro viaje al sudeste asiático con muchas ganas de implantar aires asiáticos en nuestras recetas fitness.

¡Aquí está la primera!

Una sopita muy fácil, muy calentita, perfecta para los días fríos de invierno y con un toquecito picante y exótico que...¡A nosotros nos encanta!





Tiempo de preparación:

15-20'

Ingredientes: (Para 2 personas)


-1 litro de caldo de pollo (casero, y sino, os recomendamos el de Gallina Blanca o Aneto)
-300g de pechugas de pollo troceadas (o trocitos de contramuslo)
-100g de tallarines integrales
-Un trocito de raíz de jengibre (5-8 gr dependiendo de si os gustan las experiencias fuertes o no ;) )
-1 zanahoria grande
-1 cebolla
-1 calabacín pequeñito
-1 cayena seca (si os gusta el picante)
-Ajo en polvo
-Pimienta negra
-Sal rosa del himalaya
-Salsa de soja
-Un pelín de aceite (nosotros usamos de coco, podéis comprarlo AQUÍ con nuestro código)



Preparación:


Lo primero que debemos hacer es picar bien todas las verduritas en juliana, le dará ese aspecto "thai". Yo lo hago con un rallador de agujeritos gordos... y tardo 1 minuto! (La cebolla si la hago a cuchillo)

Ponemos una olla a fuego medio con una gota de aceite (menos de una cucharita de café) y esparzo con una servilleta. Echamos ajo en polvo que se vea que hay ajito por todo el fondo. 

En cuanto empieza a oler antes de que se tueste echamos la cebolla, un poquito de sal y la cayena (si os gusta el picante). A fuego medio-bajo y tapadita, veréis que se pocha y no se pega.

Mientras podemos ir picando el jengibre muy muy picadito y salpimentando los trozos de pechuga (cubos grandecitos para que no quede muy seca)

Cuando la cebolla está pochadita añadimos la zanahoria y calabacín en juliana, un chorrito (como una cucharada) de salsa de soja y rehogamos durante un par de minutos. Ya es el momento de echar el caldo, el jengibre y subir un poco el fuego.

Cuando el caldo empiece a hervir echamos los tallarines integrales y empezamos a contar 10 minutos. Cuando sólo queden 5, añadimos los trozos de pollo.

Apagamos el fuego y servimos muuuuy calentita!


EL RETO: ¿Consigues comértela con palillos? Allí lo hacía todo el mundo! jajajjajajaja

Ojo, esta sopita puede quedar bastante picante si la cayena es fuerte o se abre dentro. A nosotros nos gusta, pero sobre todo porque...aunque parezca mentira, allí se nos acostumbró mucho el paladar. Sino, prueba una primera vez a hacerla sin cayena.

También puedes hacerla sin los tallarines, sólo de pollo y verduras, más ligerita, por ejemplo para cenar. Nosotros para comer siempre metemos una porción de hidratos tipo pasta o arroz integral, patata, boniato....
---------------------------------------------------------------------------------

SI QUIERES QUE TE MANDEMOS RECETAS, POSTS DE INTERÉS, OFERTAS, NUESTROS TALLERES Y EVENTOS...

APÚNTATE A NUESTRA BASE DE DATOS Y LLÉVATE UN 

(RELLENA EL CUESTIONARIO AQUÍ)

---------------------------------------------------------------------------------


¿TODAVÍA NO HAS PEDIDO EL NUEVO RECETARIO 2.0? Ya tenemos 200 recetas en formato papel y próximamente en PDF.
María García-Peñuela
María García-Peñuela
Entrenadora personal, instructora de actividades dirigidas, dedicada al fitness en cuerpo y alma desde hace más de 12 años. Apasionada de la nutrición con máster especializado en nutrición deportiva y cocinera como hobbie en mis ratos libres.
Comparte esta receta 

Newsletter

¡Llévate un mini-recetario lowcarb de regalo!

Suscríbete