Continuamos explicandoos cómo saber si tengo resistencia a la insulina y factores ``facilitadores`` que podéis cuidar desde ya para no llegar a haceros resistentes.

En el anterior post de resitencia a la insulina os hablamos de la INSULINA: qué es, cómo funciona y su importancia para la pérdida de grasa.También comentamos que con una dieta rica en hidratos de carbono refinados, azúcar, alcohol, etc. y en definitiva aquellos alimentos de una alta carga glucémica sometemos al cuerpo a continuos ajustes de cantidades de INSULINA / GLUCOSA, (lo que llamamos en el anterior post “el Tiovivo de la Insulina y la Glucosa”) éste puede “cansarse” de nosotros y tus células receptoras de insulina (las encargadas de abrirle la puerta a la glucosa) ya no estarán receptivas y por tanto no permitirán  el paso de glucosa a las células y desarrollarás RESISTENCIA A LA INSULINA. Este es el primer paso y todavía tiene solución pero si este desequilibrio constante persiste el páncreas cada vez tendrá que liberar más y más insulina hasta que deje de hacerlo, como hace el motor de un coche cuando se le aprieta más de la cuenta…entonces llega la llamada DIABETES TIPO 2.

llave insulina
Hoy vamos a desarrollar más profundamente este tema.

¿CÓMO PUEDO SABER SI HE LLEGADO AL PUNTO DE SER RESISTENTE A LA INSULINA?

Algunos síntomas que te pueden haber ocurrido son:
  • En los resultados de una analítica tienes la glucosa, el colesterol y los triglicéridos altos.
  • Tensión arterial alta
  • Tienes un alto porcentaje de grasa, especialmente grasa localizada como barriga cervecera, pero sin beber cerveza jaja.
  • Te cuesta perder grasa. Claro si no usas la glucosa de la energía para alimentar a tus músculos se almacena en forma de grasa.
  • Mucha fatiga. Es siempre lo mismo: tu cuerpo no puede usar la glucosa para obtener energía y se siente cansado. Es impotente ya que la tiene taaaaan cerca pero sin la llave de acceso no podrá tenerla.
  • Mucha sed
  • Visitar el baño para orinar frecuentemente
  • Infecciones genitales frecuentes
  • Te dan mareos y sufres problemas para concentrarte porque no le llega energía al cerebro, a las células.
  • Tras comer una comida rica en carbohidratos te entra mucho sueño y pasados 60-90′ vuelves a tener hambre. Al cuerpo no le llega energía ni a tu cerebro tampoco…la glucosa se queda nadando en la sangre y es como si no hubieras comido…
  • Y todos los posibles trastornos de los sentidos: visión borrosa, oír peor, sentir menos…todo porque nuestras células no tienen energía para desarrollar sus funciones.
sueño insulina

Si crees que estás en esta situación lo mejor es que acudas a tu médico y te sometas a una prueba llamada: Prueba de Tolerancia a la Glucosa (GTT). Consiste básicamente en sacarte sangre tras un período de ayuno de 8-16h, después te darán un líquido que contiene una cantidad determinada de glucosa o lactosa y te irán extrayendo sangre cada cierto tiempo y verán los niveles de glucosa e insulina y así determinan qué tal funciona el sistema.

ALGUNOS FACTORES DE RIESGO

  • Herencia genética: que nuestros padres o abuelos tengan problemas de resistencia a la insulina o diabetes tipo 2.
  • Sobrepeso u obesidad
  • Estilo de vida sedentario
  • Hipertensión arterial
  • Falta de sueño (puede venir producido por estrés)
  • Estrés (elevados niveles de cortisol producen resistencia a la insulina)
  • Dieta rica en azúcar, hidratos refinados, alcohol, grasas trans, grasas saturadas, etc. AQUÍ podéis ver 7 alimentos geniales para prevenir la diabetes.
Puede interesarte también leer algunos de nuestros posts: