¿Qué es la celulitis? ¿Cuál es su origen?

La celulitis es un tema que genera cierta preocupación entre las mujeres, pero, ¿por qué no ocurre con igual frecuencia entre los hombres?, ¿A qué se debe su aparición? En este artículo analizaremos las causas de su desarrollo y daremos unos truquitos para ayudar a combatirla. ¿Te lo vas a perder?

 

¿Qué es y por qué aparece?

La celulitis aparece como consecuencia de la acumulación de grasa, principalmente en la zona de glúteos y piernas. Esta grasa es de tipo subcutánea, es decir, se encuentra ubicada entre la piel y los músculos, sin llegar a suponer un riesgo para la salud.

A esto se suma el hecho de que la piel y los músculos van unidos por una serie de fibras de colágeno, las cuales tienden a tensar la piel hacia abajo generando los temidos “hoyitos”.

Obviamente, esto no ocurriría si no acumulásemos un extra de grasa en esa zona, pero, ¿a qué se debe? ¿por qué es más frecuente en las mujeres? La diferencia radica en los siguientes puntos:

La proporción de grasa: las mujeres necesitan contar con mayores reservas de grasa para afrontar el posible periodo del embarazo y la lactancia, en los que el gasto energético es notablemente mayor.

WhatsApp Image 2019-04-18 at 10.41.17

Biológicamente el cuerpo de la mujer no está diseñado para presentar niveles de grasa de inferiores al 10-12%. ¡Aunque nada es imposible! 😉

La distribución: la grasa femenina tiende a acumularse principalmente en muslos y glúteos, mientras que en los hombres suele ser en la zona superior del cuerpo.

El grosor de la piel; otra de las explicaciones es que la piel masculina suele ser más gruesa que la femenina, por lo que no se apreciaría tanto dicha acumulación de grasa.

– ¿Factores genéticos? Se piensa que hay un componente genético o racial en la predisposición a desarrollarla, ya que es más frecuente en mujeres blancas que en asiáticas o de raza negra.

 

¿Se puede prevenir? ¿Y combatir?

piernascondumbell

A pesar de la explicación teórica anterior, existen otros factores que pueden ayudar positivamente a prevenir o eliminar la celutitis. Estos son simples, ¡la alimentación y el ejercicio!

Veamos como interfieren…

 

Dieta y celulitis

Entre los factores determinantes de la dieta, debemos tener en cuenta los siguientes:

1. Restricción calórica; una cosa debemos tener clara: para reducir la grasa corporal debemos reducir moderadamente el aporte calórico total de la dieta. Con ello conseguimos un déficit energético.

2. Consumo de agua; una correcta hidratación favorece el metabolismo adecuado de los nutrientes, lo que acompañado de un consumo reducido en sal previene la retención de líquidos.

3. Ingesta de Omega 3, presente en frutos secos, pescados azules y semillas. Estos ácidos grasos son considerados de vital importancia durante el embarazo y la lactancia, por lo que el cuerpo de la mujer tiende a acumularlos. Cuanto menor sea la proporción de los mismos en la dieta, mayor será la cantidad de grasa acumulada.

4. Alimentos ricos en Vitamina C, ya que este micronutriente participa en la formación de colágeno y mejora la estructura de las fibras. ¡No olvides consumir unas 5 raciones de frutas, verduras y hortalizas al día!

 

¿Sabías que el estrés también contribuye a la acumulación de grasa debido al negativo impacto hormonal?

 

Ejercicio físico y celulitis

Los músculos son los cimientos sobre los que se asienta todo lo demás. Si la musculatura es débil, lo que está encima tiende a colapsar, magnificando los efectos de la celulitis. Por lo tanto, un mejor tono muscular favorece la firmeza de la superficie, haciendo menos visible la celulitis.

Para ello, es necesario realizar entrenamientos de fuerza a nivel global y local, centrándose en las zonas a tratar como glúteos y piernas. Por otro lado, entrenamientos tipo HIIT contribuyen a aumentar el metabolismo basal, ayudando a reducir el porcentaje de grasa.

¡Aquí te dejamos una serie de entrenos para que puedas comenzar a combatir la celulitis: entrenamiento de fuerza y Hiits!

Conclusión:

A pesar de que un poco de celulitis es inevitable en muchos de los casos, podemos trabajar concienzudamente para tratar de combatirla. Es tan sencillo como controlar los factores de la alimentación comentados anteriormente, y complementar con entrenamientos de fuerza, ¡no hay ningún secreto ni milagro!

Si buscas ayuda para conseguir este y otros objetivos, no dudes en contactarnos.

¡Hasta el próximo post!